Mireia

Mireia

Siempre me han llamado la atención las personas, entender por qué nos comportamos así, qué nos hace ser felices y qué nos entristece, y en definitiva, comprender un sistema tan complejo como es el ser humano y la relación entre cerebro y corazón. Por eso soy psicóloga, y de vocación.Tras finalizar mis estudios, me especialicé en recursos humanos y estuve varios años trabajando en el mundo empresarial, aunque desde el primer momento supe que ese no era mi camino. Las jornadas de trabajo interminables y dedicarme a algo que no era lo que quería, hicieron que empezara a brotar en mi estrés, ansiedad y una sensación enorme de insatisfacción.

Animada por mi madre, yogui desde hace más de 15 años, asistí a mi primera clase de yoga para ver si conseguía encontrarme mejor. A nivel físico noté los resultados muy pronto, dejó de dolerme la espalda, sentía que mi cuerpo había trabajado después de las clases, empecé a recuperar mi flexibilidad.

Al cabo de los meses asistiendo a clases, empecé a notar que pasaba algo más además del bienestar físico. Sentía que las cosas me afectaban de manera diferente, estaba conociéndome más y eso me ayudaba a entenderme en mi día a día. Empecé a ver la vida de otra manera y a relacionarme con la gente y conmigo misma de una forma que me hacía sentir más feliz. Así que movida por la curiosidad empecé a investigar qué había detrás del yoga.

Trayectoria

Desde entonces no he parado de formarme, estudiar y practicar con diferentes profesores y estilos. Estoy certificada por la Yoga Alliance, la organización nacional de educación y apoyo para el yoga en EEUU, aunque no creo tanto en los títulos como en la práctica.

Me especialicé en Hatha-Vinyasa, Prenatal y Yoga con bebé en Zentro Urban Yoga, descubrí que me encanta acompañar a mamás y futuros yoguis en un momento tan especial como es el embarazo y los primeros meses de maternidad. Más tarde descubrí y me formé en Yin Yoga y el arte de la quietud con Kathy Páez, estudiante con Paul & Suzee Grilley. Y como no, continúo siendo alumna en este mundo infinito del yoga, asistiendo a conferencias para practicar con figuras referentes en diferentes estilos como Manju Jois, Bryan Kest o Tiago Rocha, entre otros.

Lucía

Desde pequeña siempre he tenido una gran tendencia a la hipersensibilidad con todo lo que ello conlleva cuando no sabes manejarla. El Yoga apareció en mi vida como herramienta para superar una situación compleja y me ha acompañado desde entonces. Experimentar los profundos beneficios del Yoga en mi vida me ha impulsado a querer compartirlo y es por eso que hoy me encuentro en la esterilla.

En mis clases realizamos secuencias dinámicas y creativas que trabajan el cuerpo, la respiración y la mente. Fluyendo de postura a postura a través de la unión de respiración y movimiento.

Trayectoria

Para equilibrar una profesión retadora y exigente, comencé mi formación oficial en Yoga en el año 2019 en el Zentro Urban Yoga (Formación Hatha Vinyasa 200hrs) y sigo profundizando en mi camino de aprendizaje, participando como alumna en otras formaciones como (la más reciente) Filosofia (100hrs).


Continúo formándome continuamente y asistiendo a retiros. He participado recientemente en un curso de Técnicas de cultivo de la compasión y un retiro urbano profundizando en “Kriya Yoga”.

Adriana

El Yoga nos brinda la oportunidad de crear un espacio de confianza con nosotras mismas, donde conocernos y crecer personalmente.

Aunque lo que más valoro de la práctica de Yoga, es cómo nos hace modificar la forma en la que vemos y nos relacionamos con el mundo que nos rodea. No sólo aprendemos a cultivar nuestro cuerpo y nuestra mente sin juzgarnos, de manera amable y compasiva, sino que esta forma de ser, se ve reflejada en la forma de comportarnos y tratar a cada ser que se encuentre en nuestro camino.

Trayectoria

Tras años de práctica personal de Yoga, cada vez necesitaba conocer y profundizar más en esta práctica milenaria, es por ello por lo que decidí realizar la formación de profesores de Hatha Yoga (400 RYT) en la Escuela Internacional de Yoga. Durante la
formación me di cuenta de que compartir y enseñar Yoga me llenaba aún más que practicarlo.

Además, en mi camino se cruzó la oportunidad de impartir Yoga para niños, por lo que terminé por especializarme en Yoga en la Educación (100 RYT) en la EIY. Sigo formándome continuamente asistiendo a cursos y retiros de Yoga, creciendo como profesora sin dejar nunca de ser alumna.