Meditación para niños, ¿Es posible?

No solo es posible sino que es muy necesario para ellos y para ti también. ¿Cuántos momentos de tranquilidad crees que tiene un niño al día?, seguramente muy pocos. Conceder a los más pequeños una oportunidad para relajarse dentro de un mundo lleno de estímulos es un todo un respiro.

Por qué introducirles a la meditación

El entorno que nos rodea está hiperestimulado, los niños tienen cada vez más pantallas a las que atender, más estímulos que procesar y como es normal, les cuesta más centrarse en algo y focalizar la atención.

Seguro que le has dicho muchas veces: “Tienes que estar más atento”. Pero, ¿eso cómo se hace? 🙄. Aprender a aprender requiere autorregulación, ser conscientes de su atención y emociones, y de eso sabe mucho la meditación.

En las técnicas de mediación se trabaja con la atención, les ayuda a reducir su nivel de estrés y ansiedad, a tranquilizarse, a desarrollar la atención y la percepción del detalle y la memoria, entre otros beneficios.

Y si además la ciencia nos dice que el cerebro es maleable, sobre todo en los primeros años, ¿por qué no aprovecharlo y sembrar semillas de autorregulación y conocimiento? 💜.

Aquí tienes algunas actividades con las que empezar

Con los niños no va a funcionar pedirles que se sienten con la espalda recta, tengan la conciencia testigo y lleven la atención a su respiración 😝. Pero tenemos otros recursos que sí funcionan.

Meditaciones enfocadas en utilizar los 5 sentidos: Con el sentido del tacto, por ejemplo jugando a escribir o dibujar sobre la espalda para adivinarlo o con la vista dibujando mandalas. Consulta más info sobre esto aquí.

Meditaciones con movimiento: Una que les encanta es usar pañuelos o fulares e invitarles a que se “conviertan en música”. Puedes comenzar con una melodía tranquila y pedirle que coordine sus movimientos, pasar a alguna canción más movida, ¡pero eso sí! siempre termina con una tranquila.

Visualización guiada: Los niños pueden utilizar su imaginación para estar lo suficientemente quietos y les ayuda a desarrollar las habilidades necesarias para la resolución de problemas, la creatividad, la atención y el pensamiento crítico. Puedes guiarle con alguna historia que le atrape, usando imágenes creativas o dirigiendo su atención a las partes de su cuerpo.

La postura para meditar
  • Savasana: Tumbado boca arriba con las piernas estiradas, los pies caen hacia los lados y los brazos a ambos lados del cuerpo con las palmas de las manos hacia arriba.
  • Tumbado boca abajo, de lado o cubierto con una manta: Algunos niños no se encuentran cómodos tumbados sobre la espalda porque se sienten vulnerables en esa posición. Si este es tu caso, puedes darle alguna de estas opciones, y es posible que con el tiempo se empiece a sentir cómodo y seguro tumbado en Savasana.
  • Postura del niño envuelto: muy útil para los peques a los que les resulta difícil mantener el cuerpo quieto y aquellos con algún tipo de déficit de atención o hiperactividad. Pídele que se tumbe boca arriba y que se enrolle en una esterilla de yoga o una manta pesada colocada en sentido horizontal, dejando la cabeza muy por encima de la esterilla o manta. Una vez envuelto, puede elegir quedarse tumbado boca arriba o boca abajo.
Prepararse para la relajación

Antes que nada, es importante crear un entorno que invite a la relajación, ¡toma nota de estas sugerencias!.

  • Pon música relajante de fondo, mejor si no tiene letra.
  • Busca un espacio con una iluminación tenue.
  • ¡Muy importante! Respirar 💨 Antes de la relajación practicad la respiración profunda, inhalando por la nariz y exhalando por la boca mientras dice “Haaaaaaa”. Repítelo varias veces recordándole que suelte el cuerpo cada vez que exhale.
No te olvides del final

Como sucede con todas las actividades para fomentar la concentración, será muy útil que hables con tu pequeño sobre la experiencia 👍. Pregúntale qué ha sentido durante la actividad, qué es lo que más le gustó, si le ha sido útil o si hubo algo que no le gustó.

A través de estas conversaciones y de tu observación, podrás saber qué es lo más útil y beneficioso para el niño y para ti, y tal vez se convierta en vuestro ritual para los momentos en los que necesitéis relajaros.

¿Comenzamos?

Para ponerlo aún más fácil, os hemos preparado esta meditación guiada del libro Luz de estrellas de Maureen Garth titulada “Los animales”.

Buscad juntos en casa vuestro “rincón de relajación”, cread un entorno tranquilo siguiendo nuestros consejos y dadle al play.

Namasté.

Mireia.

CLASES DE YOGA ONLINE 💜

Ahora hacer yoga es más fácil. Practica desde casa con nuestras clases yoga, meditación y yoga prenatal para todos los niveles,

¿Quieres saber más sobre nuestra práctica de Hatha – Vinyasa Yoga?. Ven a conocer nuestro centro de Yoga en Aranjuez, ¡Te esperamos con los brazos abiertos!. Encuéntranos en C/Almíbar 69, Aranjuez, Madrid.

1 comentario de “Meditación para niños, ¿Es posible?”

  1. Desde mi punto de vista tanto la meditación como el yoga la recomendaría para todo el mundo ya que viene fenomenal para liberar el estrés y mejorar tu bienestar. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *